Cirugía y rehabilitación

El proceso de implantación dental es una cirugía que requiere de cierta rehabilitación para que el tratamiento culmine correctamente, por lo tanto, un implante dental exige una rehabilitación.

Sin una rehabilitación eficiente, los dientes de alrededor podrían desplazarse hacia la parte libre, por lo que se daría lugar a una serie de consecuencias:

La dentadura se desmonta de forma progresiva

Todos los dientes contiguos a la extracción se inclinan y las piezas superiores, al faltar una, bajan de nivel.

Surgirían defectos en el engranaje de los dientes.

La boca es un engranaje perfecto que está estructurada de una forma natural estratégica y un solo error puede desestructurarla.

Podrían aparecer caries

En este caso se producirían en los dientes continuos al extraído.

Rehabilitación protésica sobre implantes dentales

A pesar del resultado natural de las prótesis dentales, es importante recalcar que el tratamiento consiste en una pieza sujetada a los huesos maxilares con unos tornillos, por lo que requiere de unos cuidados diferentes.

En ciertas ocasiones, la falta de hueso del paciente puede situar los dientes alejados de la encía. Esto puede obligar a tener que reproducir artificialmente una pseudoencía que queda paralela a la verdadera, separada por unas columnas metálicas ancladas a los implantes.

Del mismo modo, la pérdida de hueso (reabsorción)  no se recupera con la colocación de implantes. Por ello, es posible ver hundimientos en zonas cercanas a los que habrá que poner solución.

Además, el paciente debe volver a «enseñar» al nuevo diente la función masticatoria. Se recomienda empezar este proceso masticando alimentos blandos poco a poco, ya que los dientes naturales tienen una forma natural de defenderse de las agresiones externas, a diferencia de los implantes que son elementos artificiales.

¿Necesitas asesoramiento personalizado?

Ponte en contacto con nosotros y solicita tu cita gratuita sin ningún tipo de compromiso.

Más información sobre tratamientos

985 294 337